Aprender en la cocina: 9 habilidades que los niños pequeños aprenden cuando trabajan en la cocina utilizando un ayudante de cocina Guidecraft



Las cocinas son ambientes ideales para fomentar el desarrollo temprano y el amor por el aprendizaje de un niño. Son aulas prácticas en un entorno de la vida real donde los niños pueden observar a los adultos trabajando, activar sus sentidos, desarrollar habilidades motoras y coordinación mano-ojo, y aplicar habilidades lingüísticas y matemáticas. Un taburete resistente como el Ayudante de cocina ofrece un espacio seguro dentro de la cocina en el que los niños pueden aprender. Aquí hay algunas maneras en que pasar tiempo en la cocina puede ayudar a un niño a prosperar, al mismo tiempo que fomenta la conexión del niño con la comida que entra en su cuerpo.


Crear confianza

Los niños están tan acostumbrados a que los adultos elijan y preparen los alimentos que comen. Cuando a los niños se les da la oportunidad de preparar alimentos por sí mismos, es una experiencia empoderadora que fortalece su confianza y su sentido de autonomía. Una forma de fomentar la preparación independiente de alimentos es designar un espacio en el mostrador y abastecerlo con una selección de refrigerios crudos y herramientas que su hijo pueda usar de forma segura e independiente. Cuando llega la hora de la merienda, los niños pueden preparar la merienda que elijan, tal vez cortando sus propios pepinos o pelando sus propias fresas.

Habilidades de concentración

Muchas tareas de cocina requieren una capacidad de concentración que es importante para el crecimiento y desarrollo de un niño pequeño. Sea testigo de la expresión de concentración en el rostro de un niño mientras pela una zanahoria entera: mueve con cuidado un pelador de arriba a abajo, una y otra vez, ajustando el agarre hasta lograr un agarre perfecto. Los niños pequeños tienen una capacidad innata para concentrarse en el trabajo cuando se les da el espacio y el tiempo para hacerlo, y un taburete seguro como el Ayudante de cocina permite al niño concentrarse mejor en las tareas y hasta su finalización.

Aprendizaje multisensorial

La cocina es un espacio único en el hogar donde los niños pueden explorar los cinco sentidos al mismo tiempo. Tocar, saborear, oler, ver y oír los alimentos son muy útiles para el desarrollo sensorial y satisfacen la necesidad de aprendizaje práctico del niño. Los utensilios y electrodomésticos están

 También forma parte del paisaje sensorial de una cocina, ya sea el roce de un batidor contra un recipiente de metal o el golpe de un cuchillo mientras se cortan plátanos.

Cocinar con su hijo también es una forma maravillosa de fomentar una alimentación más aventurera. Los niños sienten curiosidad por los alimentos nuevos por naturaleza y es más probable que los prueben por sí solos cuando están expuestos constantemente a ellos sin presión inmediata para comerlos.

Desarrollo fisico

Las tareas de preparación de alimentos se prestan perfectamente al desarrollo de la motricidad fina y la coordinación ojo-mano. Verter líquido en una taza medidora desarrolla el control y la coordinación de las manos. Revolver la masa fortalece el control del antebrazo. Amasar masa desarrolla fuerza en las manos. Pelar clementinas o huevos duros permite a los niños practicar el agarre en pinza. Cortar, picar, hacer espirales y transferir con pinzas son útiles para mejorar la destreza.

Un taburete bien construido con altura ajustable, como el Kitchen Helper , es útil para colocar a su hijo a la altura ideal del mostrador para completar tareas de forma segura y eficientemente.

Desarrollo del lenguaje

Cocinar con niños brinda la oportunidad de enriquecer su vocabulario y demostrar cómo usamos el lenguaje para describir nuestras acciones.

y pensamientos. Explique lo que está haciendo mientras cocina y utilice preguntas abiertas para preguntarles a los niños qué están haciendo. Nombra cada ingrediente. Utilice adjetivos para describir cómo saben u huelen las cosas. Identificar las diferentes partes de alimentos y utensilios, como la púa de un tenedor o una flor de brócoli. Utilice palabras como "primero", "luego" y "finalmente" para introducir el lenguaje secuencial. El vocabulario de cocina es rico en palabras únicas que deleitarán a un niño, así como en un lenguaje práctico que los niños pueden usar más allá de la cocina.

Habilidades matemáticas

La cocina es una excelente oportunidad para que los niños aprendan o apliquen conceptos matemáticos de forma concreta. Cuenten juntos en voz alta mientras miden cucharaditas o rompen huevos. Utilice la resta al calcular cuánto tiempo queda para hornear galletas. Introduzca fracciones al cortar la pizza. Demostrar el concepto de mayor y menor que al medir ingredientes, o cómo pensar espacialmente al girar un cortador de galletas para que quepa una forma más en la masa. ¡Hay tantos orgánicos y divertidos! - formas de integrar las matemáticas en la cocina y la repostería.

Habilidades científicas

Dado que la cocina es esencialmente una ciencia, la cocina también es un laboratorio en el que los niños pueden aprender conceptos científicos a través de la práctica de la vida real. Un niño puede observar cambios en la consistencia y el color a medida que se agregan ingredientes a una mezcla, o que los productos horneados suben cuando se calientan en el horno. Anime a su hijo a prestar atención a las diferentes propiedades de los alimentos. Mostrarle a su hijo cómo observar en la cocina despertará su curiosidad y le ayudará a enseñar conceptos científicos de una manera tangible.

Autorregulación

Aunque pueda parecer contrario a la intuición para algunos adultos, invitar a los niños a acercarse al mostrador y otorgarles acceso total a ingredientes que normalmente están "prohibidos" les ofrecerá la oportunidad de aprender a autorregularse. En lugar de mantener el azúcar, la mantequilla o las chispas de chocolate fuera de un

Al alcance del niño, hable con él sobre el autocontrol y la importancia de, por ejemplo, comer sólo unas pocas chispas de chocolate, en lugar de un puñado grande. Señale ejemplos de cuándo ha demostrado autocontrol y explique por qué fue una buena elección. Los niños sólo pueden aprender a autorregularse si, en primer lugar, se les presentan oportunidades para practicarlo.

Responsabilidad personal

Pedirles a los niños que ayuden a limpiar la suciedad de la cocina fomentará su sentido de responsabilidad personal. Muestre cómo recolecta los restos de comida y dónde depositarlos. Demuestre cómo barrer las migajas del mostrador y limpiarlo con una esponja. Los niños pequeños a menudo no ven la limpieza como una tarea ardua, sino más bien como un desafío apasionante con un objetivo claro y alcanzable.

Para obtener más información sobre la colaboración de Martha Stewart Kitchen Helper y leer más sobre por qué Guidecraft Kitchen Helper es un producto imprescindible para los niños pequeños, haga clic en AQUÍ .

Unión con confianza: 5 maneras en que el ayudante de cocina acerca a las familias Juego de barro = La pausa perfecta en la pantalla: Lauren's Learning Lab con Rusty Keeler

Artículos Relacionados