Cómo recuperar el ritmo de tu vida: Capitán del barco

No hay duda al respecto; Vivimos en una nueva norma en la que la imprevisibilidad de la COVID-19 nos ha dejado con una creciente sensación de incertidumbre sobre la seguridad financiera y la salud y seguridad de la familia. Los ritmos familiares del hogar se han visto alterados y resulta difícil dirigir el barco familiar. En lugar de hundirnos con el barco que se hunde, ¿qué podemos hacer para ayudar a sobrevivir en las aguas turbulentas? Una idea es darles de vez en cuando a los niños pequeños la oportunidad de ser el capitán del barco.

El sentido de control es importante para el desarrollo saludable de los niños pequeños.


Los adultos dictan casi todos los aspectos de la vida de los niños pequeños, dejándoles muy poco control. Los padres toman decisiones por sus hijos sobre qué ropa usar, cuándo despertarse por la mañana y acostarse por la noche, y qué comen, así como cuánto comer: Come tres bocados más de brócoli o no habrá pastel de chocolate de postre. Los profesores controlan dónde se sientan los niños, qué libro sacar de sus pupitres y qué páginas leer. Ahora, con la incertidumbre actual sobre el COVID-19, se ejerce aún más control sobre la vida de los niños con reglas sobre el distanciamiento físico y el uso de máscaras.

Aunque hay buenas razones para querer controlar la vida de los niños pequeños (es decir, seguridad, bienestar, salud física), los estudios de investigación han encontrado que puede haber razones igualmente buenas para renunciar a cierto control. Los niños pequeños que están bajo el control constante de los adultos tienen pocas oportunidades de practicar importantes habilidades para la vida, de cometer errores y aprender de ellos, o de encontrar soluciones a los problemas. Nunca tienen la oportunidad de ser el capitán del barco. Entonces, ¿cómo se deja que un niño en edad preescolar esté al timón del barco? Aquí hay dos ideas fáciles de implementar para darles a los capitanes jóvenes un poco de control sobre sus viviendas.


#1: La perfección de los escondites

¿Alguna vez leíste el libro de cuentos? ¿Hermanita para Frances ? Frances estaba molesta porque su hermana recién nacida estaba acaparando toda la atención de la familia, así que hizo las maletas y se escapó, debajo de la mesa del comedor. Era un escondite perfecto para Frances porque asumió que sus padres no sabrían dónde estaba escondida en secreto. Desde el punto de vista de un niño, los escondites son sencillamente maravillosos. Los escondites pequeños tienen el tamaño justo para un niño, pero son demasiado pequeños para adultos y están prohibidos para los hermanos. Se puede hacer un escondite con una caja de cartón grande o con una mesa de juego y una manta. Una estrategia para crear el escondite de un niño es transformar un armario simplemente quitando las puertas y suspendiendo una cortina de baño de una barra tensora. Coloque una pequeña alfombra en el suelo y permita que el joven capitán controle el resto de las decisiones de decoración y mobiliario del nuevo territorio. Independientemente del tipo de estructura, los resultados son un lugar que su hijo no sólo puede controlar, sino también un excelente lugar para esconderse de aquellos que en última instancia tienen el control, ¡como Frances!

#2: La maravilla del espacio vacío


Los niños pequeños viven en entornos planificados y controlados por adultos. En la mayoría de estos entornos, hay pocos lugares sin reclamar. En las aulas de la primera infancia, cada centímetro cuadrado está lleno de equipos, muebles y materiales de aprendizaje. Es más o menos lo mismo en el hogar. Los niños tienen poco control sobre cualquier parte de su escuela o de su hogar y rara vez se les pregunta cómo utilizar, decorar o diseñar estos espacios. Una estrategia para entregar el timón a los capitanes jóvenes es vaciar por completo un espacio no designado, ya sea en el hogar o en el exterior. Esta área podría estar escondida detrás de un arbusto en el jardín, un nicho infrautilizado y de forma extraña o un porche cerrado en la casa, un espacio muerto debajo de las escaleras, un lugar en el ático o el garaje, o tal vez una sección no utilizada del sótano. No le dé instrucciones a su hijo ni comparta expectativas sobre qué hacer con el espacio vacío. Simplemente proporciónelo y (dentro de lo razonable) déle el control a su hijo. Siéntate y observa cómo el espacio transforma el espacio vacío en un lugar propio.

Consejos para la tripulación del capitán y los primeros oficiales

La característica más importante para cualquier capitán joven es poder controlar el entorno sin ninguna interferencia de la tripulación o los primeros oficiales. Por lo tanto, es importante que el adulto encuentre lugares en el hogar que sean (1) seguros (tomacorrientes cubiertos, por ejemplo) y fáciles de monitorear; (2) apartado y no congestionado de personas o muebles; (3) lugares donde no te importa si la pintura de la pared se daña; (4) áreas que no interfieran demasiado dramáticamente con los eventos domésticos normales; (5) sección de la casa donde se puede tolerar una cierta cantidad de ruido; y (6) áreas donde no importará si las cosas se complican un poco. Y el elemento más importante para el capitán: ¡No se permiten adultos!



Cómo aprenden los niños usando sus sentidos: Lauren's Learning Lab Cómo recuperar los ritmos de su vida: equilibrar el tiempo frente a la pantalla con el tiempo frente al arte

Artículos Relacionados